En la India: una planta comprometida

L'Oréal India está destinada a convertirse en una de las principales contribuyentes al crecimiento del Grupo, con una facturación que se espera cuadruplicar en menos de 10 años. Se espera que la planta en Pune se asegure de que esta expansión respeta el medio ambiente.

Usine de Pune
Usine de Pune

La planta de Pune no tiene miedo a los desafíos. Desde su creación en 2004, prácticamente ha cuadriplicado su producción y ha terminado su tercera expansión. En momentos en que la India estaba más preocupada por el crecimiento que por el medio ambiente, la planta de


  • Con una población joven y una economía en auge, la India es un mercado de más de mil millones de habitantes para L'Oréal.

    La India es la décima economía más poderosa del mundo y debería, según el Fondo Monetario Internacional, continuar creciendo entre un 7 y un 8% cada año para el año 2016. A diferencia de muchos países emergentes en los que el crecimiento es impulsado por las exportaciones, en la India, la fuerza impulsora es la demanda interna. En 2011, según el Banco Mundial, los gastos de los hogares representaron el 58% del PIB, frente al 34% en China. La clase media representaba el 4% de la población en 2005, pero debería llegar al 19% en 2015. El mercado de la cosmética es el mercado de una población joven, urbana, bien informada y tradicionalmente exigente en términos de productos de belleza. Para L'Oréal, es sobre todo un mercado de 1,2 mil millones de habitantes donde la mayoría de los productos se distribuyen a través de tiendas pequeñas y generalmente envasados ​​en miniformatos. El Grupo, que es el número tres en el mercado de la India, tiene como objetivo aumentar el número de sus consumidores de 25 millones a 150 millones para 2020. El reto consistirá en gestionar esta expansión, mientras que se reduce el impacto medioambiental.

A la planta de Pune le gustan los retos. Desde su fundación en 2004, prácticamente ha cuadruplicado su producción y ha completado su tercera ampliación. Durante un período de tiempo en que la India estaba más preocupada por el crecimiento que por el medio ambiente, la planta de Pune ya era una pionera del desarrollo sustentable. En 2012, se crearon varios proyectos para reducir su consumo de agua, sus emisiones de gases de efecto invernadero y la gestión de desechos.

Una pionera del desarrollo sustentable

L'Oréal abrió su planta de Pune en 2004, a menos de 200 km de Bombay. Ya en 2005, la fábrica recibió los certificados ISO 14001 y OHSAS 18001. En 2007, se instaló un sistema de calentamiento de agua de energía solar de 35.000 litros/día para el lavado de los recipientes. Por aquel entonces, instaló una unidad de lumbricultura en el que las lombrices convierten una parte proporcional de sus residuos químicos en compost.

"El desarrollo sustentable ya se ha convertido en parte de la vida cotidiana de la India", dice Kushal Lokhande, Director de la planta de Pune. "La expansión nos ha hecho ser conscientes de lo escasos que son los recursos". En 2012, la planta produjo aproximadamente 180 millones de unidades y la planta tiene una capacidad extensible de 500 millones de unidades. En 2015, en línea con la estrategia medioambiental de diez años del Grupo (2005-2015), la planta habrá reducido a la mitad sus emisiones de gases de efecto invernadero, el consumo de agua por producto terminado y los residuos generados por producto terminado. "Se trata de objetivos muy ambiciosos", dice Bin Wang, director de Medio Ambiente, Salud y Seguridad en la Región de Asia y el Pacífico. "Pero las iniciativas ya adoptadas, tanto como las innovaciones iniciadas en 2012 deberían permitirnos alcanzarlos".

Tecnologías avanzadas de recogida de agua

"Una de las principales innovaciones en el 2012 fue la introducción de un sistema de reciclaje de agua", explica Aditya Narayanan, Director del Proyecto de DesarrolloSustentable en la planta de Pune. La optimización de los ciclos de limpieza ya había reducido el consumo de agua en aproximadamente un 30% entre 2005 y 2011. Pero se necesitaba un verdadero avance para cumplir el objetivo del 50%. El nuevo proyecto de reciclaje de aguas residuales introducido en 2012 fue una verdadera innovación tecnológica (ver la infografía en p. 21), que devolvía un poco de agua al circuito de consumo de la planta. A finales de 2012 esta instalación estaba reciclando de 40 a 50 kilolitros de agua por día, aproximadamente el 15% de las necesidades de la planta. Con el tiempo el sistema podría tratar 90 kilolitros de agua, es decir, el 30% de su consumo diario.

La planta también tiene una planta de tratamiento de aguas residuales con una capacidad de 240 m3 por día, que se utiliza para regar los jardines de la planta. Toda el agua tratada por la planta ahora se vuelve a utilizar en las instalaciones.

  • Las tecnologías avanzadas garantizan una gestión sustentable de las aguas de alcantarillado y la planta de producción en Pune. Explicaciones.

    El sistema de reciclaje del agua, que se creó en 2012, trata tanto las aguas residuales domésticas, como la que se utiliza en los procesos de servicios públicos. Se beneficia de la tecnología de vanguardia. Por un lado, un biorreactor de membrana que purifica el vertido de contaminantes a través de descomposición biológica. Por otro, un sistema de ósmosis inversa de ultrafiltración – a través del cual el agua tratada pasa para una mayor purificación, es decir, un filtrado muy fino. El agua recogida se utiliza en el sistema de agua contra incendios, para aplicaciones de refrigeración y para regar jardines.

  • La India es uno de los países más ricos en agua, con más de 4.000 km3* de lluvia cada año. Pero de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la India también está experimentando problemas relacionados con el agua y con el tiempo podría enfrentarse a la escasez de agua. La raíz del problema que ha habido un aumento en el consumo, así como dificultades en el almacenamiento, el uso y la distribución del agua. En 2012, la planta de Pune creó soluciones para reciclar agua que ayudan a conservar este valioso recurso.

    * 1 km3 = 1 billón de litros.

Una doble estrategia para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero

"'Si vamos a lograr nuestros objetivos para la reducción de CO2", explica Kushal Lokhande, "tenemos que reducir nuestro consumo en todo lo que podamos, así como realizar un cambio a fuentes de energía renovables". En 2012 la planta instaló paneles Danpalon® en sus tejados. Estos paneles translúcidos permiten que la luz pase a través de ellos, pero no el calor. La utilización de este material eliminó la necesidad de iluminación eléctrica durante el día – sin sobrecargar el sistema de aire acondicionado – reduciendo por lo tanto las emisiones de CO2. Se utiliza en algunos de los almacenes y la nueva unidad de producción, que ahora cubre 460 m2 de tejados, alrededor del 10% del total. En 2012 Danpalon® permitió ahorrar aproximadamente 100.000 kWh.

En las zonas en las que no se pudo utilizar Danpalon®, el personal de la planta de Pune puso en marcha otra innovación que podía actuar como un reemplazo. Este proyecto piloto consiste en “tubos de luz“ colocados en los techos. El cuerpo interior de cada tubo está hecho con un material reflectante que redirige la luz hacia los edificios. Desde enero de 2013, el personal de la planta ha ido aún más lejos y ha reemplazado todo el diésel que se utiliza para las calderas con gas natural, lo que reduce las emisiones de CO2 directas de la planta.

"Todos estos proyectos son importantes, pero no serán suficientes", subraya Bin Wang. "Si queremos mejorar, no hay otra alternativa que realizar el cambio a fuentes de energía renovables". En 2012, la planta de Pune ya había previsto este cambio cuando terminó los estudios de viabilidad de dos grandes proyectos. El primer proyecto proveerá electricidad desde un parque eólico, ubicado a 400 km de la planta.

La planta de Pune

  • El 100 % del agua que utiliza la planta se reutiliza en las instalaciones
  • Se han ahorrado 100.000 kWh gracias a la mejora de la iluminación natural en sus almacenes


Usine de Pune

Una tecnología local adaptada para el tratamiento de residuos

El tercer y último objetivo medioambiental de la planta de Pune es reducir los residuos. "Durante generaciones los agricultores de la India han utilizado la lumbricultura para convertir los residuos orgánicos en compost para fertilizar sus tierras", explica Aditya Narayanan. "El problema ha sido modificar esta técnica para que funcione en residuos químicos". Las pruebas comenzaron en la planta de Pune en 2007 y para 2012 se estaba utilizando para el tratamiento de 125 kilolitros de aguas residuales líquido cada mes, que es aproximadamente el 15% del total. Hay planes para expandir este proyecto para que tenga una mayor capacidad en el futuro. Junto con sus experimentos en la lumbricultura, en 2012 la planta continuó sus esfuerzos para reducir los desperdicios de papel y cartón. "Nuestros proveedores son conscientes de los retos, pero convencerlos de que cambien a otros tipos de envases no es algo que vaya a suceder de un día para otro", dice Kushal Lokhande.

La integración gradual de los proveedores garantiza el éxito de un enfoque de desarrollo sustentable

En 2012 la planta comenzó a reemplazar los envases de cartón con los de plástico, que duran más tiempo y producen menos residuos. Con 7 gramos de residuos por cada producto terminado, la planta ya se encuentra muy por debajo de la media del Grupo, pero el objetivo de 2,6 gramos para 2015 parece ser un gran desafío. Persuadir a los proveedores para que adopten un enfoque de desarrollo sustentable será una manera de garantizar el éxito.

  • Unidad de lumbricultura, gestión de residuos… la planta de Pune ayuda a los agricultores locales a desarrollar alternativas ecológicas y económicas.

    Tres años después de poner en marcha un proyecto de lumbricultura para reciclar sus residuos químicos, la planta de Pune decidió dar a un pueblo vecino el beneficio de su experiencia mediante la creación de una planta de tratamiento de residuos agrícolas. Esta es una recompensa justa para una técnica inspirada por los agricultores locales. El proyecto, que se inició en junio de 2011 y se terminó en 2012, tenía por objeto ayudar a los agricultores locales a producir su propio compost orgánico de bajo costo. Junto con Inora, una ONG local responsable de la formación, la planta de Pune escogió a veinte mujeres del pueblo Kalokhe Mala Dehugaon que, después de que se les hablara sobre el proyecto, querían involucrarse. Los habitantes del pueblo suministran y gestionan la unidad de lumbricultura bajo la supervisión de Inora y la planta de Pune. El compost, que las lombrices producen a partir de residuos agrícolas, ha reemplazado las 8 toneladas de fertilizantes químicos que utilizaban los habitantes del pueblo. Esta alternativa ecológica ha salvado a los agricultores 20.000 rupias en fertilizantes durante el año. La planta de Pune tiene previsto ampliar el proyecto a otras aldeas.

Personal comprometido, la clave del cambio

Al mismo tiempo que sus iniciativas han reducido su impacto medioambiental, la planta de Pune ha sabido unir a su personal. "La mayoría de las innovaciones de desarrollo sustentable vienen de dentro de la planta", dice Ritesh Sharma, "y no hay que olvidar que muchas veces tenemos que modificar las tecnologías y los procedimientos importados de los países más desarrollados. Es vital que consigamos que nuestro personal se comprometa con este tipo de proyectos si queremos tener éxito ". Todo el personal contratado ha recibido formación en desarrollo sustentable y un "Equipo Ecológico" multidisciplinario de treinta personas fomenta sus iniciativas: cerrar automáticamente los grifos en el comedor del personal cuando no estén en uso, detectores de movimiento que controlan la iluminación en el vestíbulo, etc. "Pequeñas cosas como estas son muy importantes para sensibilizar al personal", añade Kushal Lokhande. "Y nos ayudan a introducir proyectos más grandes e importantes con éxito".