Tecnologías avanzadas en el corazón de la innovación

Al poner la innovación tecnológica al servicio de sus equipos de investigación, L'Oréal les proporciona potentes medios para expresar su creatividad y adquirir conocimientos sobre la piel y el cabello en mayor profundidad y de forma más rápida.







Ver dentro de la piel gracias a la "biopsia virtual"


Observing the skin through biophotonic microscopy

Observing the skin through biophotonic microscopy

Durante mucho tiempo se pensó que para mirar dentro del cuerpo humano era necesario cortar tejidos. Pero los progresos en el campo de las técnicas de imagen médicas han facilitado el desarrollo de técnicas no invasivas. La microscopía bifotónica es una de ellas.

Gracias a esta herramienta analítica, los investigadores de L'Oréal han recopilado información en tiempo real e imágenes tridimensionales dentro de la piel, sobre su espesor, la variedad de sus estructuras y su composición a nivel microscópico Se trata de un medio para evaluar la eficacia de los ingredientes activos y las fórmulas en la epidermis hasta la dermis superior.

En colaboración con los equipos universitarios de la Escuela Politécnica de París (LOB), los investigadores de L'Oréal la han adaptado con éxito a los estudios sobre la piel. De alguna manera, han tenido éxito a la hora de arrojar luz sobre las capas internas de la piel. Ahora pueden contar las capas de células, cuantificar y hacer un seguimiento de la evolución del colágeno y la elastina, directamente implicados en los cambios de la piel proovocados por la edad o tras la aplicación de productos.

Sensor SkinChip®, una herramienta de medición muy eficaz


Para medir el nivel de hidratación de la piel, L'Oréal utiliza una herramienta muy eficaz, el sensor SkinChip®: es capaz de captar imágenes detalladas de la piel en menos de una décima de segundo e informa de su microrrelieve en una imagen de alta resolución. La evaluación del nivel de hidratación también permite diseñar nuevos productos que estén mejor adaptados a los efectos del envejecimiento sobre la piel.

Hoy en día, L'Oréal reserva el empleo de SkinChip® a las aplicaciones en cosmética y podría ampliarlo a las aplicaciones en dermatología.

Robots trabajando junto a los investigadores


El tiempo dedicado a la creatividad es un factor esencial en el trabajo del equipo de investigación. Al introducir el método de cribado de alto rendimiento (HTS por sus siglas en inglés) en sus centros de investigación, L'Oréal hace que los químicos y biólogos ahorren tiempo y da rienda suelta a su creatividad al liberarlos de tareas rutinarias. Este método de cribado de alto rendimiento de moléculas se basa en la automatización (gracias a robots analíticos) de los ensayos biológicos y químicos y en la miniaturización de las cantidades de producto sometidas a ensayo. Hace que sea posible analizar rápidamente el comportamiento de decenas de miles de moléculas cada año e identificar las más activas.

El cabello tenía animación 3D


Una cabeza suele contener de 120.000 a 150.000 cabellos individuales que pueden ser lisos, rizados, ondulados o tener una longitud corta o media. Su movimiento es tan complejo que nunca se ha podido modelizar con éxito hasta ahora. Sin embargo, la industria de la cosmética no es la única interesada en modelizar el cabello: el mercado para los juegos de animación y vídeo en 3D también está buscando una representación más realista del movimiento del cabello sobre las cabezas de sus héroes... Anticipar cómo va a responder el cabello cuando está mojado, cortado o cuando ha crecido es un desafío real. Desde del año 2000, después de haber desarrollado el primer modelo matemático de un solo cabello, el paso siguiente era modelizar una mecha y finalmente toda una cabellera en colaboración con el laboratorio de un INRI (instituto francés de investigación de ciencias de la computación) en Grenoble especializado en la representación de escenas complejas. El éxito se logró en 2006 con el desarrollo de un modelo dinámico y configurable de una cabellera. Esta primicia mundial abrió nuevos campos de experimentación para los equipos de L'Oréal y les dio ideas para diseñar una evaluación instrumental.


Virtually Yours
Transcripción en texto del vídeo

A head of hair is made up of 150,000 individual hairs that can be straight, wavy, curly, frizzy, short or long. At the slightest movement or breeze, they each behave with a certain level of independence. Their movement is a natural phenomenon so complex, that no one has been able to create an equation or produce a comparable simulation. No one knows how to accurately predict the movement of a given head of hair or the bounce of a curl, or anticipate how hair will act when cut or wet or after it has grown. This is the challenge that L’Oréal group’s advanced research teams took on in the year 2000.

The challenge was to link both static and dynamic form and properties to the intrinsic factors of hair. Faced with the complexity of the problem, L’Oréal entrusted a young researcher in mathematical physics with the task of creating a configurable static model that would describe the mechanical behavior of a single hair, whatever its ethnicity.

But expanding this model to a full head of hair entailed other difficulties.

There was the issue of hair-to-hair interaction, as well as the issue of contact with the head and shoulders.

Our proposition was to settle for mechanically animating 100 to 200 guide hairs depending on hair type, then to use a combination of interpolation and extrapolation methods to be able to move onto a full head of hair, displaying thousands of strands.

The static simulation was a perfect representation of reality. However, a dynamic version remained volatile.

With the integration of the super helix model in the spring of 2006, a dynamic, configurable model of a full head of hair finally saw the light of day.

The gamble paid off. This new tool is the first in the world, paving the way for tremendous experiments by the research teams of L’Oréal.